• 0
    • No hay productos en el carrito.

Discos

Chris Robinson Brotherhood “Servants of the Sun”

Chris Robinson Brotherhood
“Servants of the Sun”

“Dejé ir mi cabeza un sábado por la noche en el Fillmore y dije: ¿Cuál es el mejor set que podríamos tocar?”.

No es una pregunta fácil. Habría que elegir entre 48 temas propios y más de 60 covers habituales, y además, como el propio Chris Robinson explicaba hace unos meses en un interesante podcast para JamBase, preparar un repertorio es arte en sí mismo. Cada ciudad, cada país, cada estación del año tiene su peculiaridad, no puedes tocar lo mismo en todos lados.

En la posterior tormenta de ideas a la pregunta, Robinson y la hermandad tuvieron claro hacia dónde querían enfocar su siguiente trabajo. Y es que, por muy majestuoso que fuese Barefoot in the Head y también el resto de predecesores, eran conscientes de que muchas de sus canciones jamás podrían ser interpretadas en vivo, ya sea por producción o estilo. La premisa con Servants of the Sun ha sido clara: grabaremos un disco del cual todas las canciones vayan directas al escenario.

No mentían, esta vez la CRB se muestra más directa que nunca, con una ensalada de medios tiempos que ha compuesto casi la totalidad del menú en sus últimos meses de gira. No hay tiempo para la melancolía y los experimentos. “Los Sirvientes del Sol” supone abrir la ventana y recibir una descarga de luz azul primaveral, aire fresco y orgánico repleto de golpes funk y mucho vintage.

La travesía inicia viva con “Some Early Delights” a base de una pegadiza sintonía de teclados con los que McDoughall lleva en volandas la fusión naturista que nos narra Robinson. De entrada es llamativa la producción ochentera que empapa todo el trabajo. “Let it Fall”, su último videoclip y uno de los temas más movidos consigue abrir en canal la muestra con su festividad repleta de ritmos funk. Es destacable como podrán percibir, el rumbo del compacto en estos primeros temas hacia la órbita del “Anyway You Love, You Know How You Fell”. Letras animadas y el gancho del estribillo hacen de ella una de las favoritas para los directos.

Chris Robinson Brotherhood en escena

Durante el enrollado video, podemos ver una fiesta hogareña con toda la CRB y familia pasándolo en grande y bailando al ritmo de la canción. Con el gran Neal Casal haciendo slide con un vaso de vino y un detalle que quizás no pase de la sospecha personal: la poca presencia del teclista en las imágenes teniendo en cuenta que acababa de marcharse pocas semanas antes de la edición del clip. Curioso.

Rare Birds” es probablemente su tema más flojo en años. Siguen las reminiscencias funkies pero no acaba de destacar en ninguna de sus facetas, con un estribillo interesante que no termina de explotar. Buena lírica marca de la casa. Si tengo que sacar algo positivo referiré a la producción, que deja al descubierto un divertido juego de efectos de guitarra y teclados al unísono (mayormente apreciable con auriculares).
Venus in Chrome” nos devuelve la ilusión con una base rítmica que trae el clásico “Jump the Turnstille
a mi olfato de inmediato. Pegadizo estribillo con buenos coros, esta fantasía de Robinson resulta densa y
envolvente.

Stars feel on California” es una preciosidad compuesta a medias entre Robinson y Casal. Encantadora
por el slide de guitarra, la melodía de Chris y hasta un guiño a Barcelona. Melancólica y risueña para una
noche de verano bajo las estrellas, nos lleva de vuelta a Barefoot in the Head con ese interludio
psicodélico que también podría dar mucho juego para sus largas improvisaciones en directo.
“Comin ́Round the Mountain” fue nuestra primera toma de contacto con el disco, presentada como single
nos lleva de viaje a lomos de un búho alrededor de la montaña. Adictiva y bailable por mucho que la
escuches, se convierte en una de las perlas del álbum. El estribillo es exquisito, con unos coros realmente
conseguidos.

©Jay Blakesberg

The Chauffer Daughter” es una ficción replicada de la vida personal de Robinson, donde nos transmite
lo feliz que es el día a día con su nueva pareja (la cual aparece como protagonista del videoclip haciendo
de chófer). Un canción de amor coloquial donde su sencillo pero cercano texto nos atrapa y familiariza de inmediato, como en las buenas canciones de Americana. Ir de compras, que pinchen tus canciones
favoritas en el coche. pasear por la orilla del río, cuando el camino se estrecha, el camino se ensancha, y
cuando se vuelve rocoso, ella es mi camino fácil.

Todavía hay tiempo para regalarnos una explosión final de instrumentos que abre mil posibilidades in
promptu. “Dice Game” surge como una niebla espesa y envolvente. Robinson no narra, te baña en emociones, poco a poco te va abriendo la puerta del salón en forma de estribillo, que se presenta cálido y confortable. Todo
se empapa de Country servido en bandeja de Folk, y si no, prestad atención a ese final. Es quizás mi letra
favorita del disco, donde percibo un gran impacto de un capítulo de la vida personal de Chris en la
historia si no estoy equivocado. Su cierre ya netamente Country es fantástico:

Listen to a loser and you might give in
Listen to a lonely and you got no friends
Listen to a lover if you want some truth
Listen to a mother if you want some blues
Listen to your heart if you lose your way

Y tras un pequeño interludio instrumental que sirve como noveno siriviente del Sol, nos caza el crepúsculo con “A Smiling Epitaph”. Un viaje de Rock progresivo setentero a la más pura esencia británica con flujos jazzísticos hasta los huesos. Preciosos punteos de Casal y voces más ochenteras en contraste que nunca. Otra pieza que sabe a Barefoot por los cuatro costados.

En general, y teniendo en cuenta que es buen trabajo, podríamos hablar del disco más flojo de la CRB. Mi
sensación es que no tiene toda la preparación necesaria, dejando a un lado la inspiración que sufrió de un
agotamiento severo después del sobresaliente Barefoot in the Head y las interminables giras de los
últimos años. Pasar tanto tiempo en la carretera les ha graduado con matrícula de honor en la música en
vivo, pero restado poder a la hora de volver al estudio. Quizás era el momento de haber tomado un descanso y saciarnos con un nuevo número de la saga Betty ́s Blend (sus directos oficiales con Betty-
Cantor Jackson como ingeniera de sonido) mientras recargaban pilas. O quizás soy demasiado exigente cuando se trata de la hermandad.

Tal vez les había llegado su momento Grateful Dead y empezaban a convertirse en una banda de directos con discos entretenidos como simples excusas para engrosar su material. Quién sabe, ya es demasiado tarde para hacerse esas preguntas.

The CRB loves you,
Let the CRB set you free!

 

Léxico Rm

 

Underground Record Shop

Sin comentarios

Sé el primero en dejar un comentario

Escribe un comentario

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Alberto Prieto Rubio .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios Alberto Prieto Rubio.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Abrir chat