• 0
    • No hay productos en el carrito.

Discos, Reseñas

Reseña Lilly Hiatt “Walking Proof”

Lilly Hiatt Walking Proof

Lilly Hiatt  “Walking Proof” (2020)

 

Pues que grata sorpresa es descubrir que siguen saliendo talentos en el rock americano que si bien nunca sustituirán a los grandes totems que poco a poco nos van abandonando, al menos mantendrán incandescentes las válvulas de algunos amplis y las tripas de los que nos confirmamos en esta religión.  

Este es el cuarto disco de Lilly Hiatt, hija de la leyenda John Hiatt y que al igual que Lukas Nelson por su parte, defiende tan bien su apellido como su propio talento. No es por tanto ninguna novata, ya su anterior trabajo tuvo el favor de crítica y público llevándola a girar con (en pie) John Prine o Drive By Truckers, pero comparándolos éste último parece más redondo, tanto a nivel musical como de haber encontrado una narración más equilibrada entre lo personal y lo universal. 

Muestra Hiatt una madurez compositiva con la que se pone en la senda de la mejor Lucinda Williams. Para llegar aquí ha pasado por no poco dolor: el suicidio de su madre cuando era una niña, rupturas, adicciones varias y un largo invierno conociendo de la mano de su hermana la realidad de la Nashville más cruel, la de los sin hogar a los que estuvo ayudando. Esto sirvió también de fondo donde plantar el pie y saltar de nuevo hacia la superficie. Sus nuevas canciones son menos confesionales que las del anterior disco donde mandaba la primera persona, aunque no menos personales por ello. En ellas hay historias potentes como el amor y admiración por su hermana de la que hemos hablado antes en la inicial “Rae”. A partir de ahí las guitarras, sobre todo su Rickenbacker 360 fetiche, empiezan a saturar el ampli Fender (me juego dos copazos del Underground a que lo es) y quizá gracias a la producción de Lincoln Parish, guitarrista en Cage the Elephant, el disco tiene un sonido orgánico y molón que lo sitúa a medio camino entre el Jason Isbell más enchufado (que ojo cuando le da la modorra…) y la Jenny Lewis más vacilona por citar a dos compañeros de generación que lo están petando en este género.  

Este año todo el mundo mira a una buena amiga suya, compañera de gira y hasta eventual batería de la Hiatt, Margo Price, quien ha contado con la bendición y presencia en su disco de Benmont Tench o el mismo Sturgill Simpson, guardián de las esencias del Nashville más comprometido con la música, bien sea country, oulaw o rock crudo como el último trallazo con el que nos sorprendió el año pasado. Pues además de la Price hay que contar con Lilly Hiatt entre lo mejor del año y con muchas esperanzas en su futuro y en verla en directo si lo hijosdeputa que controlan toda esta pantomima que vivimos no nos lo impiden. 

 

Raul Young

Underground Record Shop

Sin comentarios

Sé el primero en dejar un comentario

Escribe un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Alberto Prieto Rubio.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios  Alberto Prieto Rubio.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Abrir chat